martes, diciembre 04, 2007

Tribulación urbana

EL DESEMPLEO le cala tanto como el invierno.

Rasca el bolsillo pretendiendo encontrar esta vez una moneda, no desea llegar a casa con las manos vacías. ¡Y lleva ocho meses así!

Ahumada, Huérfanos… cada calle exhibe su fatigado andar.

Los portazos en las narices son ya familiares.

La inutilidad pretende dominarlo, pero la decencia irrumpe desde no sé donde cuando siente fenecer.

Porqué agitarse, el mañana traerá sus propios desasosiegos: Mañana peregrinará por las arterias del Centro de Santiago de Chile. Llevará los avisos del periódico labrados en su mente. Tendrá el hambre de un trabajo que le confiera dignidad tatuada en el espíritu.

José Luis de la Cruz Vallejo
®

6 comentarios:

rebeca dijo...

hola como sta me gusto el texto


en esta epoca de invierno donde la mayoria de la gente tiene dinero, y el resto se la pasa deseando tener trabajo para poder disfrutar como el resto, me gusto el tema, lo peor es que en esta epoca es dificil de conseguir trabajo y pesado pasar estas fechas de gastos al por mayor.

¿si pronuncias mi nombre desaparesco?

Alicia María Abatilli dijo...

Una realidad difícil, casi sin superar, aunque los políticos insisten en anular, mienten diciendo que el desempleo no existe, o que si existe es mínimo, mientras tanto, en estas horas, nuestra futura presidente está maquillándose en su irrealidad, recibirá un pseudo poder, en el que jamás se habla de pobreza o desempleo... .
Muy bueno lo tuyo.
Te felicito.

FENIX dijo...

Escenas asì,por desgracia se estàn volviendo muy comunes en èstos tiempos, independientemente de que muchos las hemos vivido en carne propia.

un saludo.

ElPoeta dijo...

Es duro el desempleo, amigo. Tienes un sitio interesante y atractivo. Gracias por visitarme y un abrazo,
V.

dispersa dijo...

Una sorpresa tu visita y un dolor conocido tu post,el 1º q leo,ya mismo me quedo y completo.Me quedo esperando.Un gusto

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Por desgracia, difícilmente bajaremos a los niveles de desempleo pre-crisis asiática...pero se nota que hay un poco más de optimismo a la hora de buscar trabajo. Como máxima, afirmar que hay quienes no trabajan porque no quieren.

Saludos cordiales.