martes, marzo 04, 2008

Entre los bolsillos


HOY ENCONTRÉ en el bolsillo de un saco viejo esa foto que creía perdida.

Ahí estás tú, a mí lado, de la mano de lo que creímos era un sobresaliente futuro, cuando no cabía en nuestras cabezas una pizca de incertidumbre, cuando profesábamos que el amor se preparaba todas las mañanas en la cafetera vieja de nuestra cocina.

Por mera propensión llevé el bolsillo del saco hasta mis narices. ¡Qué fragancia! Los recuerdos no mueren, se transforman y siguen ahí latentes siendo siempre presente…. Y tantas veces zarandeé mi cabeza pensando y asegurando que te habías ido ya.

En este momento veo que yo mismo me engañé, pues este añejo aroma acciona como sin nada los sentidos que algún día te pertenecieron. Me da escalofrío, temo asentir que aún no te acabas de ir ¿Por qué será? No lo sé, tal vez te sepulté erráticamente, quizás deba creer que el amor se prepara en una vieja cafetera de cocina.


José Luis de la Cruz Vallejo
®

11 comentarios:

Armida Leticia dijo...

Qué gusto José Luis, después de casi un mes.

Tu relato me recuerda una canción de Joan Manuel Serrat, se llama:

Aquellas pequeñas cosas.

Uno se cree que los mató el tiempo y la ausencia...

...son aquellas pequeñas cosas,que nos dejó un tiempo de rosas,
en un rincón, en un papel ó en un cajón...

FENIX dijo...

Yo no creo que esté sepultada, permanece en un rincón de tu memoria, y ha sido activado por esa imágen juntos.

un saludo cordial.

Elia Martínez-Rodarte dijo...

Terrible es la memoria del olfato. Un@ cree que los recuerdos, aún los felices, son gozosos. Pero creo más bien que las memorias que atesoramos, al traerlas hacia nosotros, duelen. Me parece de un tremendo inconcebible esa circunstancia de ver el tiempo, las personas, y las situaciones que ya se fueron, observarlas a la distancia. Ñáñaras.

Gracias querido amigo, por el correo que me enviaste con los comentarios de la Mtra. B. Siempre es lindo saberlo...

Un abrazo.

E.

Blas de Lezo dijo...

Si, José. Esa vieja cafetera de cocina que es ese viejo corazón en el endurecido cuerpo que cocina todo lo que nos comemos.
"Regustamos" recuerdos, para vivir los momentos actuales y aderezarlos de algunas pizcas tristes, de otros destellos alegres que nos den un buen postre al fin.
Hay muchos días que intento recordar cosas para mi receta del día, sin embargo no los encuentro y otros días en que la cocina esta ya cocinando, aparecen esas pizcas de sal y especias que me hunden o me elevan según el recuerdo que sea.
Son dueños de nosostros sin saberlo y salen cuando ellos desean.

Gracias José

Blas

dispersa dijo...

q bello q una foto,un aroma,pueda traerte el amor,si bien no es tu presente,tener el registro de un sentimiento nos sensibiliza y dfinitivamente nos "recuerda" no el pasado precisamente,tampoco los no fue,sino nuestra capacidad de amar

me dio curiosidad el pensamiento q guardabas para vos (en tu comment de mi post)

un saludo desde Bs As

Alicia María Abatilli dijo...

También, los mejores recuerdos, los de la niñez los enlazo siempre con algún aroma. Bella casualidad.
José Luis, te escribí mail por lo del prólogo digo, hace más de dos semanas jamás respondiste.
No es reclamo, ja, ja. En mi blog dices que el tuyo sí es un reclamo.
Un abrazo.
Alicia

Alicia María Abatilli dijo...

En el te decía, que sí, que espero lo tuyo para escribir lo que me pedis. Con el mayor ánimo, con el mejor de los deseos.
Alicia

∂ZuL™ dijo...

Qué bueno es volver a leerte, me gusto tu blog y es por esta forma en como no permites sepultar lo que sientes, si esto es lo que sientes, tratas de comprender lo que te hace sentir tal cosa, sin llegar a destruir lo que piensas y sientes... solo lo pones en una forma abstracta bastante interesante!

Dídac dijo...

Es cierto, el recuedo no se olvida, solo se transforma.. hermoso!!!

un gusto leerlo

:D

dispersa dijo...

te agradezco por franquear el silencio,tus palabras fueron inesperadas,y tengo tanto para decirte q las palabras se hacen un nudo en la garganta.Me apena pero aferrate a ese proyecto q ella también te dice SEGUI.Quiero q sepas q tenes mi compañia y mi apoyo,y justamente cuando pensé en las distancias leí esto fabuloso,de una persona q visit y me visita en m blog Evan,q escribe con Carlos,quisiera q leas en el post de "NUESTRA INTIMIDAD" y pulsa en "nuestro reportaje"(cuanto dolor y esperanza)este es la dire del blog:
http://sentado-frente-al-mundo.blogspot.com/

Después me decis,un abrazo y recuerda NO NOS RENDIMOS.

Mauro dijo...

Qué bueno los recuerdos, qué bueno el dolor, significa que amamos, que nos entregamos, que esos momentos estarán siempre con nosotros.
Si no duele no hay amor, no hay vida.
Y me quedé con el perro, y con la sensibilidad que le imprimís a tu existencia.
Gracias por compartirlo.
Un abrazo, Mauro