lunes, julio 28, 2008

Evocaciones

PUEDO APRETAR mis ojos e imaginar los hoyitos que se forman en tus mejillas, y que se pronunciaban aún más cuando apenas eras una niña. Recuerdo como de ayer, esos tus primeros pasos, tus balbuceos, tus primeros dientitos, todo es tan perceptible.

Y qué decir de las veces que llegabas aterrada a interrumpir mi descanso, cuando los monstruos de tus sueños no te dejaban dormir, eso sí, siempre había un pedacito de cama para hacerte compañía en esos momentos tan pavorosos.

Todo es pasado, todo es recuero. Hoy es distinto, ahora tú podrás experimentar todas esas cosas que te cuento y que llenan mi vida cuando a veces parece vacía. Esas cosas bellas que encumbran a cualquier ser humano cuando su rostro se aferra al suelo.

Te ves tan bella en ese estado. Tus pechos de niña se han convertido en reservas santas para lactar a un crío, para alimentar a ese ser pequeñito e indefenso que buscará en tus brazos resguardo y calor. Te puedo asegurar que eso te da cierto temor, sin embargo se aferrará con su manita a tus dedos para tranquilizarte, y te lo dirá en ese tiempo para la comunicación en que se convertirán tus horas cuando lo nutras, y te lo reafirmará cuando te diga “mamá”.

He tratado de ponerle nombre a ese estremecimiento que me invade, pero no lo acierto. Me resulta tan complicado describir estos lapsos de perplejidad, de ansiedad. Te juro que he pasado noches sin dormir tratando de describir a mi torpe manera su rostro, sus manitas. Por las noches escucho su llanto y me despierto con el corazón a toda prisa. ¿A caso tendrán el color de tus cabellos los suyos? ¿Su risita sonará a cajita musical como sonaba la tuya cuando te alzaba alto con mis brazos? Me pregunto eso después de no se qué tantas vueltas sobre mi cama.

Hoy me olvido de los demás, me equivoco en las tareas más cotidianas, abandono mis citas y mis ocupaciones. Todo por ir más allá de tu vientre de cuna y por pensar en las muestras de amor que juntos le daremos.

Hijita, te pido un favor: dile que hay un hombre al que le llamará “abuelo” que le espera ansioso; adviértele que tal vez, cuando el día anhelado llegue, no podré decirle todo lo que le amo, pues el corazón entorpecerá mi lengua, como sucede cada que un instante tan bello me invade.

Dile que la cara de bobo con la que la recibiré no es la que siempre llevo, que seguramente su resplandor perturbará mi rostro y no me admitirá lucir de la mejor manera.

Dile lo que tengas que decirle, lo que te concierne, que yo solo le diré que hoy, cuando aprieto mis ojos, ya conozco los hoyitos que se formarán en sus mejillas.

Tu papá.


Con mucho afecto a ti, Alberto, felicidades.

José Luis de la Cruz Vallejo

®

13 comentarios:

FENIX dijo...

Me perdí un poco... serás abuelo tú ... o Alberto ?
bien, lo bello de todo esto es la inspiración para que hayas escrito esas palabras tan tiernas.

abrazos.

José Luis dijo...

El abuelo YA es Alberto, eso lo escribí ANTES de que lo fuera.

Gracias por tu vivita Fénix.

Mauro dijo...

Una vez más José Luis vistes de colores y perfumes. Tu pluma tiene la gracia de pintar los sonidos del alma, de colmar de abrazos la vida.
Felicitaciaciones.

Con respecto a la distinción, una vez más te felicito y agradezco de corazón que me eligieras, y sinceramnte, espero que no sea mal entendido mi bajo perfil, mi gusto por las sombras, insisto, lo agradezco desde el alma, pero me gusta cantar bajito, y entre los caracoles ya vacíos, que llevan en eco las canciones por el fondo del mar. Muchas gracias.
Recibe tú mi abrazo, Mauro

Armida Leticia dijo...

Hola, que bueno leerte de nuevo, no tardes en volver a escribir. Entiendo que el abuelo es Alberto y tú escribiste para él esa linda carta a su hija, expresaste bellamente lo que él quería decirle...Tù estás muy joven todavía para serlo...

Saludos desde Tlalnepantla.

Alicia María Abatilli dijo...

Los recién nacidos nos traen esa necesidad de volcar de alguna forma la esperanza, hace unos días a mí me ocurrió igual.
Niña luz... Un amigo ya le está poniendo melodía, convencido de que será una bella canción de cuna, lo que importa que sus padres la amen y la protejan.
Un abrazo.
Alicia

Nuevo Juglar dijo...

Que hermoso lo que has parido con tu pluma.
Las lagrimas de emocion que andan por mis ojos, te lo agradecen.
Ale (trovador)

Eli dijo...

Me has emocionado hasta las lágrimas con estas palabras tan hermosas.

Un beso muy grande

lola dijo...

Todo lo que les pasa a nuestros hijos, sus preocupaciones, sus alegrías, sus tristezas, sus fracasos y su felicidad, las compartimos con ellos, asi que lo que tu plasmaste en tu carta, además de ser hermoso, es algo que creaste pensando en Alberto que por lo que se ve es alguien importante para tí.

Muchas felicidades por tu entrada, un fuerte abrazo desde Morelia.

∂ZuL™ dijo...

Amigo me has hecho llorar, de por si ando de sensible porque mi hermana esta embarazada de nuevo, con esto me dio mas nostalgia, puedo pedirte algo? me das chance de mandarselo a mis padres y a mis hermanas? claro diciendo que el autor eres tu, es que creeme que a mi padre le dara mucho sentimiento leer algo como esto... espero tu respuesta a mi blog....

caselo dijo...

Jose Luis, emocionado me dejaste con este texto lleno de ternura. Las palabras son las apropiadas para referirte a la vida y cada una de ellas recibirán a ese ser y la llevarán a volar entre nubes de algodón de azúcar. Un abrazo querido amigo.

Carlos Eduardo

dispersa dijo...

muy intenso,emotivo.Seguramente es lo q sintió mi papá q ya no está y seguramente cuand fue abuelo sucedió lo q tan bien escribiste:"el corazón entorpecerá mi lengua, como sucede cada que un instante tan bello me invade",personalmente un nudo en la garganta y la alegría de leerte.

Anónimo dijo...

hola!!!!!!

me encanto, y para variar lloré.... ahhh que bonito.. lo que escribiste.

saludos..
de la chikis..

Anónimo dijo...

Hola....cuanto tiempo...e bueno leerlo de nuevo y sobre todo con eso que parece un torbellino que sacude todo el cuerpo y alma....

saludos un abrazo fuerte

ana miriam